Una Educación Basada en Competencias - 7. Cómo facilitar el aprendizaje en la escuela

 

7. Cómo facilitar el aprendizaje en la escuela

Los niños y las niñas son extraordinariamente creativos, curiosos, interactúan fácilmente con los objetos y con la gente que los rodea, comunican sus inquietudes, en pocas palabras, se interesan por conocer y participar en su entorno.

Estas características deben ser tomadas en cuenta por la escuela para favorecer el desarrollo intelectual, afectivo y social de niños y las niñas. Es necesario crear en el salón de clases un ambiente favorable que permita el desarrollo intelectual a través de tres procesos fundamentales:

Ofrecer variedad de experiencias físicas.

  • Propiciar la interacción social.
  • Dar el tiempo apropiado para madurar cognitiva y afectiva.

Experiencias físicas.

 

Si consideramos que niños y niñas que cursan la primaria atraviesan el periodo de las operaciones concretas y es hasta los once años aproximadamente cuando se inician los procesos de la etapa operacional formal, la acción de manipular objetos contribuyen al desarrollo de su pensamiento lógico. Con la finalidad de pensar, los niños de este periodo necesitan tener enfrente de ellos objetos que sean fáciles de manejar o, en su lugar, visualizar aquellos que han sido manejados y que pueden ser imaginados con poco esfuerzo.

Para facilitar la interacción de niñas y niños con los objetos es necesario acercar, organizar, adaptar y crear materiales que apoyen los procesos de abstracción.

Por otro lado, también se requiere crear situaciones para conocer cuánto saben las y los escolares y cómo piensan mediante la formulación de preguntas que estimulen la reflexión y la búsqueda de explicaciones fundamentadas en experiencias con los objetos y no en creencias mágicas, como se muestra en la caricatura de Tonucci que se muestra a continuación.

Interacción social

 

Los encuentros con compañeros donde se comparten opiniones proporcionan experiencias que promueven el crecimiento cognoscitivo. Uno de los beneficios que reporta este tipo de trabajo son: promover una actitud mental crítica donde cada quien se explica el punto de vista del otro. Para lograrlo es necesario desarrollar una percepción más fina y así lograr interiorizar lo que otros dicen, transitando de lo concreto a lo abstracto.

En el salón de clases debe propiciar un ambiente de seguridad y confianza, donde niñas y niños se pueda expresar libremente sin temor a burlas, ya que se estimulan los intentos de quienes se arriesgan a compartir sus ideas.

En esta caricatura de Francesco Tonucci podemos observar cómo el ambiente del aula puede propiciar o inhibir la expresión de las ideas infantiles sobre la realidad. El papel del docente es fundamental para promover el avanace de niños y niñas a partir de confrontar sus ideas y propiciar un ambiente de respeto y aceptación de las diferencias. De esta manera observamos que el proceso que siguen los alumnos al ponerse de acuerdo, defender sus puntos de vista y debatir, les permiten construir a nivel social lo que están elaborando al interior de sí mismos.

Tiempo.

Cada niño y niña elabora sus explicaciones sobre la realidad a su propio ritmo; su desarrollo intelectual es gradual. Por ello el papel del docente es proporcionar el tiempo para:

  • Reflexionar sobre las ideas.
  • Propiciar la observación e identificación y experimentación con los objetos.
  • Hacerse preguntas y encontrar respuestas.
  • Comparar puntos de vista y probar sus ideas.
  • Reformular sus hipótesis.
  • Construir nuevos conocimientos.

Muchos de los conocimientos que se busca propiciar en la escuela presentan una gran distancia con lo que niñas y niños viven en la vida cotidiana. Es por ello que los docentes necesitan identificar las vinculaciones naturales y establecer tiempos amplios para que alumnos y alumnas puedan construir nuevas ideas.