Una Educación Basada en Competencias - III. LA PERSPECTIVA DE COMPETENCIAS DESDE LA ESCUELA. / 1. La revolución de la información y el papel formativo de la escuela.

III. LA PERSPECTIVA DE COMPETENCIAS DESDE LA ESCUELA.

 

1. La revolución de la información y el papel formativo de la escuela.

Los inicios del siglo XXI le plantean a la escuela retos importantes: la velocidad, la diversidad y la cantidad de información han desbordado el mundo cotidiano. Hoy en día, gran cantidad de datos que circulan por los espacios globalizados de la red informática y de los medios de comunicación, tienen una vigencia temporal y no pueden detenerse para ser analizados.

Para aprovechar el alud informativo, signo del cambio del Siglo XXI, es necesario que la población aprenda nuevas formas de acercamiento y análisis, puesto que las que le enseñaron en la escuela ya no son útiles, pues correspondían a una sociedad más estática y rígida, donde el saber pasaba por los espacios de la academia para ser legitimado.

Hoy en día, se produce tal cantidad de información que, para aprovechar de manera inmediata una parte de ella, es necesario que los sujetos construyan mecanismos que les permitan comparar, relacionar, seleccionar, evaluar y escoger aquella que le parezca más adecuada en función de sus preguntas y necesidades del momento.

Lo anterior plantea un reto importante para la escuela pues debe enseñar a sus educandos el camino para ser analíticos y críticos, formándolos no sólo para el futuro, sino también para la complejidad del presente, pero teniendo claro que el porvenir será cada vez más complejo y no simplificará sus procesos, al contrario, establecerá cada vez más interrelaciones que impliquen nuevos campos de conocimiento.

El trabajo interdisciplinario es actualmente una gran oportunidad para enfrentar la realidad y construir respuestas ante la multitud de preguntas que las ciencias, la tecnología y los procesos sociales le plantean al universo físico y social del Siglo XXI.

Dadas las circunstancias en que se construyen los conocimientos en la actualidad, la escuela no puede darse el lujo de esperar a que el sujeto transite por todas los caminos de las disciplinas hasta hacerse experto. Mucho antes de eso, tendrá que tomar decisiones y utilizar la información para mejorar su sistema de vida o explicarse la realidad que lo rodea.

Es por ello, que la escuela de hoy enfrenta otro reto, formar a sus educandos en una lógica interdisciplinaria para que puedan enfrentarse a nuevos lenguajes científicos y tecnológicos.