Una Educación Basada en Competencias - 5. Reorganización currricular basada en competencias para la vida.

 

 

5. Reorganización currricular basada en competencias para la vida.

El concepto de competencias para la vida implica el desarrollo de saberes, conceptos, habilidades, destrezas, actitudes, valores y estrategias, con el fin de enfrentar los diversos retos que la cotidianidad nos presenta. Las competencias implican no sólo conocimientos específicos sino el desarrollo de la capacidad de utilizarlos como herramientas para enfrentar situaciones problemáticas de la vida.

Estas competencias se pueden observar en el aula, pero no como comportamientos específicos que se tengan que repetir un determinado número de veces o que puedan ser medidos con escalas y categorías rígidas; se trata de indicadores de logros o huellas que niñas y niños van mostrando en el proceso educativo.

Para que las actividades en el aula sean significativas, es necesario que partan de los intereses y saberes previos de niños y niñas y les sean útiles al enfrentar problemas tanto en el presente como en el futuro.

La óptica anterior, se encuentra señalada en los propósitos educativos de los Planes y Programas de Educación Primaria, así como en los enfoques de las diversas asignaturas del currículo. Sin embargo, no aparecen explícitos en los contenidos que se convierten en el centro del quehacer docente, como es el diseño de los planes anuales y los avances programáticos, tomando como principal referente, los libros de texto y en segundo término, los libros para el maestro y los ficheros de Actividades Didácticas.

Por las anteriores razones, es conveniente diseñar una propuesta que permita articular los enfoques y metodologías de las diversas asignaturas curriculares, junto con la concepción de competencias para la vida que implica la interiorización de procesos de aprendizaje, valoración y acción que tiene el sujeto para enfrentar y resolver problemas en su vida cotidiana. En síntesis, se trata de construir una manera de aterrizar la óptica interdisciplinaria que le permita a niños y niñas avanzar a su propio ritmo, con aprendizajes significativos, en un marco de conciencia y respeto a la diversidad.

Cabe resaltar que la presente propuesta no implica un nuevo diseño curricular, sino la resignificación de propósitos, enfoques y metodologías de los planes y programas educativos nacionales.